Prevención en comunidades

Si bien los materiales de construcción son cada vez más seguros y dificultan el surgimiento y propagación de incendios, en cualquier comunidad sigue existiendo el riesgo de que se produzcan. La prevención de incendios en una comunidad de vecinos es algo fundamental para garantizar la seguridad y tranquilidad de todos los habitantes de la misma.

Aunque no es obligatoria la existencia de planes de evacuación y prevención, la ley obliga a contar con un sistema que proteja ante un incendio.Toda comunidad debe contar con una serie de elementos clave como son luces de emergencia, extintores… Lo ideal es que la comunidad contrate a una empresa especializada que se encargue del mantenimiento de todos los elementos relativos a la prevención y protección contra incendios, así como de advertir posibles riesgos tales como cableado en mal estado, posibles fugas de gas, etc.. Lo normal suele ser que estas empresas hagan revisiones anuales que garanticen el correcto funcionamiento de todos los elementos preventivos y de seguridad.

A pesar de todo, no es suficiente con la contratación de empresas externas de prevención. Todos los vecinos deben estar implicados y colaborar para garantizar que la seguridad sea la máxima posible. Conviene realizar reuniones en las que se establezcan protocolos de actuación en caso de incendio.Además, no se deben obstaculizar las escaleras, salidas y demás zonas comunes con objetos personales tales como bicicletas, mobiliario, bolsas…para garantizar un desalojo adecuado en caso de emergencia, y evitar que a través de estos objetos las llamas se propaguen con mayor velocidad.

¿Debo usar el elevador de la comunidad en caso de incendio?

A pesar de que puede resultar tentador usar el elevador de la comunidad en caso de incendio, pensando que puede ser más rápido o más seguro para evitar una caída, esto es un gran error. En primer lugar, existe la posiblidad de que se produzca un fallo eléctrico a causa de las llamas, con el consiguiente riesgo de quedar atrapado en el elevador. Por otro lado, y en función del tipo de elevador de que se trate, se puede producir una acumulación de gas en el mismo que provoque riesgo para la salud. Por todo esto, los expertos recomiendan mantener la calma y abandonar el edificio por las escaleras, y en el caso de que no fuese posible, dirigirse a la azotea y esperar desde allí el rescate. El uso del elevador de la comunidad para escapar del fuego es la última opción a contemplar.

Esperamos que os haya resultado útil esta información, ¡hasta la próxima, amigos!

 

No olvidéis que podéis encontrarnos en nuestros perfiles de:

Deja un comentario

Tu email no será publicado.